El drenaje linfático manual es una técnica kinésica específica que se realiza través de movimientos muy suaves, lentos y repetitivos que favorecen la circulación de la linfa, mejorando así cuadros edematosos, inflamaciones y retención de líquidos orgánicos. 

Indicaciones: 

- Linfedemas (edema producido por una obstrucción en los canales linfáticos del organismo),

- Flebedemas, insuficiencia venosa crónica

- Celulitis y lipedemas (desorden de la distribución de la grasa subcutánea en los miembros inferiores)

- Tratamientos post-quirúrgicos y pacientes embarazadas.

Contraindicaciones:

- Linfangitis (Inflamación de los vasos linfáticos) 

- Tromboflebitis

- Infecciones agudas, heridas en la piel, entre otras.