Esta terapia oriental milenaria, es la tendencia más solicitada, combina el masaje terapéutico tradicional con la aplicación de piedras a distintas temperaturas.

                     Presenta grandes beneficios ya que relaja profundamente los músculos de espalda, cuello, brazos y piernas, provocando un alivio instantáneo dando un efecto sedante y placentero.