La reflexología consiste en un suave masaje de los pies realizado presionando los dedos sobre las zonas reflejas en el arco del pie. Cada zona refleja corresponde a una parte del cuerpo u órganos. Puede estar acompañado de un masaje que revitaliza y recupera las piernas que han sido sometidas a una actividad física o fatiga muscular.

                   Este masaje proporciona beneficios físicos al liberar el estrés, mejorar el flujo sanguíneo y ayudar al sistema inmunológico a mejorar y mantener su buen trabajo.